¡Piñas a las parrilla!

Solo debes escoger una que esté en su punto óptimo de maduración, pelarla y cortarla en rodajas. El resto, lo hará el fuego potenciando su sabor.